Aprender a nadar sin temor

Aprender a nadar sin temor

Las actividades acuáticas en la etapa infantil no significan solamente “aprender a nadar”, sino que engloban contenidos que ayudan a la activación del proceso evolutivo psicomorfológico apoyando el desarrollo de su psicomotricidad. El desarrollo psicomotor juega un papel clave en la construcción del esquema corporal que a su vez participa en el proceso de maduración. Por todo ello, actualmente, la actividad acuática infantil es una herramienta fundamental de aplicación para la educación física.

El presente estudio prueba la utilidad de la aplicación de la ambientación al agua como estrategia precisa para el aprendizaje de la natación en niños y niñas, basándose en la hipótesis de que la aplicación de la ambientación al agua favorece eficazmente el aprendizaje.

La población del estudio está formada por 30 niños con edades entre 3 y 6 años de la escuela de natación. El método utilizado en el estudio es el Método Acuático Comprensivo, que plantea una progresión comenzando con actividades de juegos acuáticos fuera de la piscina y terminando con prácticas acuáticas motivantes. Los contenidos del método se dividen en progresiones relacionadas entre sí, ya que se requiere el aprendizaje de una para aprender la siguiente. Dicha cadena de aprendizaje trasmite una correcta formación del esquema corporal, del dominio espacio-tiempo, la respiración y la relación social.

Para ver si la hipótesis se cumple, se utilizó el Test de Auto Percepción del Medio Acuático para observar el proceso de aprendizaje post-intervención de dicho método. Se realiza un test inicial y un test final para tener un diagnóstico evidente de los beneficios de la ambientación.
En el pre-test se observa que tan solo 2 niños se lanzaron al agua sin miedo mientras que 11 entraron poco a poco y 17 ni siquiera quisieron entrar. No obstante, tras aplicar la estrategia de la ambientación se observó un gran cambio, 23 niños que se lanzaron al agua sin miedo y 7 entraron poco a poco.

Los propósitos del estudio se cumplen, ya que la aplicación de la ambientación al agua ayuda al aprendizaje de la natación, teniendo en cuenta que el 90% de los niños lo consiguió con la aplicación de los juegos acuáticos. Lo que permitió que realizaran todos los movimientos básicos de flotación, inmersión y deslizamiento de forma segura, sin ningún temor al medio acuático.

Resumen realizado por Catalin-Andrei Serafim y Adolfo Pérez Mederos

Referencia bibliográfica:

Sánchez, J. W. J., Álvarez, E. I. E., Alava, D. J. H., & Castro, E. M. S. (2019). La ambientación al medio acuático durante el aprendizaje de la natación infantil. Ciencia Digital3(2), 78-97.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *