El covid-19 en las piscinas: ¿me puedo contagiar?

El covid-19 en las piscinas: ¿me puedo contagiar?

Francisco José Florido Esteban, es pedagogo y monitor deportivo en el Patronato Municipal de Deportes del Ayuntamiento de Torremolinos (España). Doctorando en Didáctica y Organización Escolar en la Universidad de Málaga. Miembro del grupo de investigación HUM 365 FOREMPIN. Delegado de Prevención de Riesgos Laborales. E-mail: franciscoflorido@yahoo.es

Descarga el documento completo

Reflexión: Antes de comenzar, sobre el baño en las piscinas, es preciso recalcar que ante todo tenemos que ser prudentes en todas nuestras acciones colaborando todos en un objetivo común de evitar los contagios.

Me cuido, te cuido

El contenido va a ser presentado en tres bloques de interés: en primer lugar uno destinado a conocer el virus, un segundo bloque para ver cómo actúa el virus en el agua frente a los tratamientos químicos que se le aplican, y un tercer bloque con una serie de recomendaciones en piscinas.

Conocer al covid-19: distancia social (2 metros), lavado de manos, no tocar la cara, mascarillas y no salir a la calle con síntomas

Distanciamiento social de 2 metros. Es preciso tener claro cómo se contagia el virus. El virus no va volando por el aire y te infecta, sino que se transmite con las gotas respiratorias que emitimos a través de la boca, fundamentalmente, al toser o exhalar. Por ello, es importante mantener la distancia de seguridad (2 metros) y cubrirte la boca (mascarillas) para evitar que esas gotitas se “disparen”, en el caso de que sea necesario mantener una distancia inferior a los 2 metros.

Mascarillas para menos de 2 metros. El segundo aspecto a tener en cuenta es cómo nos infectamos con el virus. Éste llega a nuestro cuerpo inhalando esas gotas a través de la boca, nariz y ojos. Esta es la razón por la que habrá que reducir la posibilidad cubriendo la cara con mascarillas quirúrgicas que impiden la propagación de nuestras gotitas (Ministerio de Sanidad de España) o de las FFP2 que impiden así la entrada y salida de agentes infecciosos, en el caso de que la persona que tengamos en frente no lleve mascarilla y que tengamos que reducir la distancia de seguridad por debajo de los 2 metros.

No tocar boca, nariz y ojos. Aunque el virus no vuela, sí se deposita a nuestro alrededor y entra a través de la boca, nariz y ojos, por lo que si tocamos algún objeto debemos evitar tocarnos estas partes del cuerpo o bien lavarnos bien las manos con agua y jabón o gel hidroalcohólico si lo vamos a hacer.

Limpiar bien el lugar de trabajo y al volver a casa. El virus puede estar en nuestra ropa o en los objetos que hay a nuestro alrededor, por lo que debemos evitar tocarlos, o si estamos en nuestro puesto de trabajo, debemos limpiarlo al llegar y al finalizar nuestra jornada de trabajo. Cuando volvamos de la calle debemos limpiar bien todos los objetos que traemos (zapatos y todos los utensilios que nos hayamos llevado, haciéndolo con una mezcla de agua y lejía, lavar la ropa a temperatura de entre 60-90 grados) y para finalizar, ducharnos.

Conocer los síntomas del covid-19. La OMS informa que estos síntomas son principalmente fiebre, tos seca, cansancio y dificultad para respirar. Sin embargo, hay personas asintomáticas que no presentan síntomas o son leves, por lo que tendremos que cubrirnos la boca-nariz con mascarilla, para reducir el riesgo frente a estas personas que potencialmente somos toda la población. En el momento en que se tengan estos síntomas, es preciso llamar a los números de teléfono de coronavirus para notificarlo a las autoridades sanitarias y no ir a la calle ni acudir al centro de trabajo.

El agua y el covid-19: los tratamientos de desinfección eliminan el virus

La legislación vigente del control sanitario del agua y el aire en las piscinas se recoge en el RD 742/2013, de 27 de septiembre, por el que se establecen los criterios técnico-sanitarios de las piscinas. Según esta legislación, los valores del desinfectante tienen que estar entre 0.5-2,0 Cl2 mg/L (cloro residual libre) y el Ph 7,2-8,0. Así pues, estos son los 2 valores básicos a determinar en las piscinas, mientras que para el consumo humano los niveles de cloro libre residual deben estar entre 0,2 y 1 mg/L, niveles que, según datos de la OMS, también eliminan o inactivan al virus.

Según los expertos canadienses que publicaron para Stantec un informe técnico para profesionales de tratamientos de agua (2020), el proceso principal para la inactividad del virus es la desinfección química como la cloración o la luz ultravioleta. En este sentido, la OMS también ha emitido un informe técnico donde dice que no hay evidencias sobre el virus en agua potable, y que los virus con membrana externa frágil son más susceptibles a oxidantes, como el cloro. Podríamos seguir recogiendo declaraciones de profesionales tanto a nivel nacional como internacional (Centro para el control y la prevención de enfermedades de USA, Asofad, la microbióloga Isabel Viciana, el especialista en medicina preventiva Juan Antonio Abascal, entre otros), donde se insiste en la evidencia de que el agua potable y el agua de las piscinas no trasmite el virus y lo inocua. Por lo que, según el CSIC, la infección por SARS-Cov-2 por contacto con el agua de condiciones estándar para el baño es muy poco probable.

Recomendaciones en piscinas: distanciamiento social

¿Qué debemos hacer en las piscinas, donde no podemos ir con mascarillas, para evitar la propagación de gotitas respiratorias?

En este caso procedemos a describir el proceso que se seguiría en la piscina:

  • Limpieza y desinfección de las instalaciones de manera periódica e informando a usuarios y usuarias sobre horarios de limpieza, e incluso, se podrían cerrar las instalaciones en determinados horarios para limpieza en profundidad.
  • Hacer controles regulares para asegurar los niveles de Cl y Ph y hacerlos públicos para la tranquilidad de los usuarios y usuarias.
  • El personal de la instalación tendrá mascarillas FFP2 de máxima protección por si los usuarios no traen mascarilla, y le medirá la temperatura con termómetros sensoriales (no igual o superior a 37 grados) o pantallas térmicas.
  • Diferentes horarios para grupos de edad según criterios organizativos de la instalación o criterios gubernamentales: niños y niñas (0-14), adultos (14-70) y mayores (> 70 años).
  • Definir las ratios de las clases (control del aforo) para que sean seguras y rentables, teniendo en cuenta diferentes aspectos: no se pararán en la pared, sino que formarán filas cogidos a la corchera, por lo que el número deberá ser de 4-6 personas para poder mantener la comunicación y el control. Para evitar las paradas en la pared también se explicará la sesión al comenzar en una pizarra, pudiendo entonces aumentar la ratio (8-10 personas en piscinas de 50 metros), dejando la distancia entre pared y banderilla como orientación. En piscinas de 50 metros se puede dividir la calle en dos mitades, de tal forma que un grupo de 4-6 vaya hacía un lado y otro hacía el otro dejando siempre en medio una separación de 2 metros entre espacios. También se podría trabajar a lo ancho en piscinas de 50 metros, con separaciones marcadas por señales de conos, y donde cada persona vaya por su calle.
  • Entre clase y clase se deberá dejar un tiempo (15 minutos) para que las personas se cambien y no se formen aglomeraciones.
  • Dado que los materiales didácticos (como las tablas) al entrar en contacto con el agua eliminarán al virus por lo que podrían hacerse uso, pero preferiblemente no se dejarán, ya que no hay evidencias científicas sobre si permanecen en el material.
  • Para realizar la actividad, los usuarios y usuarias deberán haberse inscrito previamente en la hora en la que quieran acudir a la piscina, en horas de nado libre, o en horas de clases (preferiblemente) donde las ratios deben ser reducidas y en las que habrá un mayor control del grupo-clase.
  • Se entrará a los vestuarios para quitarse la ropa y dejarla dentro de su bolsa, lavarse las manos con agua y jabón y entrar a la piscina manteniendo las distancias de seguridad.
  • Impedir el acceso al interior de la piscina de objetos del exterior (mochilas, etc.).
  • Dejar las toallas en los vestuarios y secarse al salir de la piscina.
  • Ducharse al entrar y salir de la piscina para eliminar las impurezas propias.
  • El monitor también poseerá mascarillas FFP2 para trabajar con las máximas garantías porque las personas que entran no tienen mascarillas. O bien mantendrá la distancia de seguridad de 2 metros.
  • Lavar los utensilios de piscina al llegar a casa junto con la ropa que has utilizado.

Estas orientaciones son generales y dependerán de las características de las instalaciones y de las recomendaciones gubernamentales.

Comments 1

Responder a Juan carlos rodriguez Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *