El cuento motor acuático a través del Método Acuático Comprensivo

El cuento motor acuático a través del Método Acuático Comprensivo

Dña. Erika María Hernández Rojas es Terapeuta Físico por la Universidad de Costa Rica, Maestra en Actividad Física y Deporte por la Universidad Autónoma de Nuevo León y Especialista Universitario en Educación Acuática por la Universidad Miguel Hernández. Es Instructora de Terapia Acuática y Natación en el Centro Acuático Olímpico Universitario (México). Responsable del servicio de Natación para Personas con Diversidad Funcional. E-mail: ekahdz12@gmail.com

Descargar documento completo

Introducción

Un cuento es una narración oral y corta de un suceso imaginario, existen diferentes tipos de cuentos, uno de ellos es el cuento motor, el cual según Vázquez (2016), es una herramienta poco utilizada a pesar de no ser nueva ni desconocida. El cuento motor también puede ser llamado cuento jugado o vivenciado ya que su aplicación lo que se busca es el involucramiento de los oyentes en la historia mediante su acción motriz (Conde, 2001).

Para Iglesias (2008), el cuento motor puede ser usado como herramienta pedagógica que facilite que los niños exploren sus múltiples posibilidades motrices, usando su creatividad y vivenciando un relato de deforma sugerida o libre. También Moreno-Murcia et al. (2016, 2017), al relacionar los cuentos motores con la competencia acuática, concluyeron que éstos favorecen la capacidad motriz acuática de los niños al incrementar de sentimientos confianza en sus propias capacidades y señalan la importancia que tiene el desarrollo cognitivo sobre el desarrollo motriz, y mediante los cuentos motrices ambos aspectos se entrelazan y potencia uno al otro. Estos fundamentos justifican el uso de los cuentos motores en diversos ambientes y niveles del proceso educativo.

Este recurso pedagógico se va a centrar en un cuento motor acuático dirigido a un grupo de 10 niños de entre 3 a 5 años que reciben su sesión de educación acuática de forma independiente (sin acompañantes), y que ya han adquirido las competencias básicas de inmersión y desplazamientos.

A continuación, se describen los detalles del recurso pedagógico que permite entender los fundamentos bajo los cuales ha sido creado: nombre, objetivos, contenidos, usuarios, instalaciones materiales requeridos, la redacción completa de cuento y su respectiva ficha técnica que resumen toda esta información, lo cual facilita la aplicación del cuento para cualquier otro docente que deseen utilizarlo o readaptarlo.

Consideraciones según la estructura

A continuación, se presentan unas consideraciones referentes a la estructura del cuento: el título, aspectos sobre el grupo, lugar, contenidos didácticos y las partes del cuento (Polo, López, Carbonell, Meseguer, y Moreno-Murcia, 2012).

Título del cuento

El nombre de este cuento es “Valientes al rescate” y está inspirado en el respeto y la responsabilidad ambiental.

Objetivos

Los objetivos del cuento tienen que estimular y motivar el alumno y su desarrollo motor, es importante contemplar los aspectos motor, cognitivo y socio-afectivo.

De forma específica estos son:

  • Estimular el desarrollo motor y cognitivo.
  • Mejorar las habilidades básicas acuáticas.
  • Desarrollar la creatividad y el uso de símbolos
  • Estimular el disfrute del agua.
  • Estimular el trabajo en equipo.
  • Reforzar conocimientos sobre cuidado ambiental.

Contenidos

Este cuento motor buscar desarrollar los contenidos en tres ámbitos:

  • Por un lado, el de las habilidades motrices, concretamente llevando a cabo los desplazamientos, el equilibrio, las manipulaciones y los saltos.
  • A nivel cognitivo busca estimular la creatividad, la comprensión y uso de símbolos, la capacidad para clasificar, las vocalizaciones de sonidos distintos y la toma de decisiones. También busca trasmitir valores como: la colaboración, el trabajo en equipo, el respeto y responsabilidad ambiental.
  • Al fundamentarse en la temática del cuidado del ambiente, se desarrollarán contenidos asociados al medio ambiente como los bosques y los animales, pudiendo utilizarse estos para asociar colores, sonidos y formas de movimiento.

¿A quién va dirigido?

Este cuento está dirigido a un grupo máximo de 10 niños entre 3 y 5 años, que anteriormente asistían a un programa con sus padres, y ahora comparten con sus amigos y su docente. Por lo que ya conocen el medio acuático, se mueven con facilidad, y en el momento de llevarlo a cabo tienen adquiridas la habilidad básica de desplazamiento. Según la clasificación citada por Moreno-Murcia y Ruiz (2019), este grupo de niños se encuentran desarrollando las habilidades correspondientes a los dos últimos niveles de competencia acuática correspondiente a su edad, es decir, independencia y autonomía.

¿Cómo se agrupa a los niños?

Los niños se dividirán en tres grupos, y todos completarán todas las actividades. El número de grupos puede variarse en función de la disponibilidad de materiales. Si ésta es limitada, el cuento puede desarrollarse con dos o un solo grupo, sin embargo, se pierde el objetivo de desarrollar la capacidad de clasificar.

Organización de los recursos espaciales y materiales

Para el desarrollo de este cuento acuático se recomienda utilizar un vaso para actividades poco profundo, es decir de 1 a 1,20 m de profundidad y a una temperatura de 29 y 30°C.

Para el desarrollo completo de la actividad y el adecuado uso de los recursos materiales es importante disponer de una o dos calles que pueden tener una longitud de hasta 15 m. Si el cuento se adapta para ser utilizado con niños de mayor edad por ejemplo 6-8 años, se recomienda utilizar una mayor longitud que les permita el suficiente espacio para desplazamientos.

Además, es conveniente contar con una playa o espacio para realizar la parte de la actividad que se realiza en la tierra. Si se comparte el vaso con otros grupos es muy apropiado usar las calles de un extremo (1 y 2) ya que eso supondrá dos ventajas: la facilidad para delimitar el espacio (puede ser con conos) y a la vez disminuirá el tránsito o circulación de personas ajenas a la actividad.

Aunque los niños ya se encuentran familiarizados con ambiente acuático, se recomienda utilizar material de flotación para alguno de los niños cuyo nivel de competencia acuática requiera un poco de apoyo o los de menor edad. Siempre es importante tomar cuenta la seguridad de todos los niños y que ellos se sientan seguros para que disfruten y aprendan con la actividad.

Durante el juego se utilizarán diferentes materiales como:

  • Específicamente recreativos: aros, cuerda, figuras de animales (debe disponerse de una variedad de animales de tres categorías: granja o domésticos, animales salvajes y animales acuáticos), tapete de puzle o ladrillos de espuma y pelotas de goma.
  • Convencionales: tablas o pull boys, como sustitutos de los materiales anteriores (es opcional).
  • De invención propia: la fichas con cuidados ambientales.
  • Flotador tubular.
  • Materiales grandes: desmontables como las colchonetas o algún infalible que funcione a modo de barca.

Observaciones y/o adaptaciones

Este cuento ha sido diseñado pensando en los principios propuestos por el Método Acuático Comprensivo (MAC) (Moreno-Murcia, y Ruiz, 2019), de manera que el cuento incluye una serie de preguntas que busca involucrar a los niños en la construcción o narrativa del cuento, de manera que se vuelva más significativo para ellos, pudiendo proponer ideas, nombres y agregar actividades previamente conocidas. Esto supondrá la necesidad de que el docente se adapte a las nuevas propuestas de los niños, siempre y cuando sigan aportando al cumplimiento de los objetivos planteados.

También, en consonancia con el MAC, se puede ajustar las metas o la dificultad de las actividades (mayor o menor, según se requiera), lo cual se vuelve más importante en la medida en que las competencias acuáticas de los miembros del grupo sean más heterogéneas. Será responsabilidad el docente manejar esta dinámica, pensando siempre en el máximo provecho de todos los niños participantes.

El docente puede compartir una retroalimentación con los niños en el momento que lo crea conveniente, puede ser para alentar acerca de su desempeño o proponer una modificación, debiendo además estar siempre atento y en actitud de escucha activa para recibir los comentario o preguntas de los niños.

El cuento debe narrarse con buena voz, fuerte y clara, acentuando los signos de entonación para proyectar dudas o emociones, permitiendo a los niños identificar las partes impactantes del cuento. También echará mano de los cambios en el tono de voz, para incitar curiosidad, suspenso, emoción, etc., de manera que busque siempre mantener la atención de los niños y facilitar que su imaginación complete el escenario sobre el cual escuchan.

Hay que recordar que el uso de la música es opcional, su uso se recomienda exclusivamente para los momentos de trabajo motriz/cognitivo, y será silenciada cuando el cuento es narrado. Esto con el objetivo de focalizar la atención y educar sobre el respeto a la escucha de los demás (como regla general de toda clase).

Partes del cuento

Todo cuento debe contener introducción, desarrollo y desenlace. Para cada parte, en la tabla se indica también las actividades cognitivas o motrices que se espera realicen los niños y los materiales requeridos.

A continuación, se presenta la narración del cuento, haciendo alusión a las preguntas y aportaciones que el educador acuático irá presentando a lo largo de la exposición, con el objetivo de implicar cognitivamente en una metodología comprensiva.

Introducción Acciones
Había una vez una ciudad muy hermosa en la que vivían muchas familias. ¿Qué nombre les gustaría para la cuidad? Esta ciudad estaba rodeada de inmensos bosques donde habitaban muchos animales distintos, ¿qué animales viven en los bosques?, ¿en casa cuáles tenemos?, ¿y los animales que viven el agua?, ¿qué sonido producen estos animales? También había muchos ríos y pequeños lagos que embellecían el paisaje.

 

Los niños imitan los sonidos de algún animal, pueden hacerlo sentados al bordillo. Se puede utilizar la música al trabajar y estar en silencio al escuchar.

 

En esta ciudad todas las familias siempre acostumbraban a visitar el bosque en primavera y verano para divertirse, hacer expediciones por el bosque, pasar la noche acampando, disfrutar del buen clima con un agradable picnic en familia o refrescarse con un delicioso chapuzón en alguno de los ríos o lagos del rededor. ¿Alguna vez han hecho esto con sus familias? Caminan pisando la cuerda que simula los senderos. Saltan dentro de los aros que simulan rocas en el río. Dar unas zambullidas a la alberca. Se requiere de una cuerda, aros o piezas de un puzle para pisar.

 

Un día soleado y caluroso día de verano, desafortunadamente en uno de los bosques se inició un feroz incendio, probablemente porque algunos visitantes que habían estado el lugar incumplieron las reglas que la cuidad exigía para cuidar el bosque como: recoger toda la basura, apagar perfectamente las fogatas, cuidar los animales y plantas, y proteger las fuentes de agua. ¿Cómo podríamos cuidar el ambiente?, ¿qué otras reglas agregarían? Comparten sus propias experiencias y conocimientos sobre el cuidado ambiental al responder a las preguntas, pueden estar sentados en el borde de la alberca. Explican una ficha educativa. Son necesarias las fichas plastificadas, acerca de dibujos sobre el cuidado ambiental.

 

Desarrollo
Con rapidez el incendio comenzó a consumir el bosque, y los más afectados eran los animales, que estaban perdiendo su hogar. En ese momento un grupo de niños muy valientes decidieron ayudar a los animales a salir del bosque y llevarlos a un lugar seguro. Se dividieron en tres equipos, uno debía encargarse de ayudar y trasladar a los animales salvajes, otro a los animales de la granja y otro a los animales que vivían en el agua. ¿Sabemos identificar esos tres grupos de animales? Cada grupo emprendió su travesía y con mucho cuidado y trabajando unidos trasladaron todos los animales de su grupo desde el bosque en llamas a un lugar seguro. Dividir a los niños en 3 grupos. Asignarles un tipo de animal (salvaje, granja o acuático). Ellos identifican y trasladan los animales de su grupo de un lado al otro de la alberca. El material por usar son los juguetes de animales (de las tres categorías) mezclados en una canasta.

 

Una vez que todos los animales habían sido rescatados uno de los niños propuso: ¡construyamos un refugio para resguardar a los animales para que se sientan seguros! Fue entonces cuando volvieron a lanzarse al bosque, atravesando los ríos y lagos para buscar materiales para construirlo. Como debían apresurarse antes de que se hiciera de noche decidieron que esta vez utilizarían sus bicicletas para trasladarse con mayor facilidad. Trasladan las piezas de tapete puzle, montan un flotador tubular para realizar los traslados de un extremo a otro, como bicicleta. Se necesitan las piezas de puzle, o tablas, pull boys, además de flotadores tubulares.

 

Habiendo recolectado la madera y demás materiales se dieron a la tarea de construir el refugio. Cada grupo construyó el suyo, los niños que ayudaron a los animales salvajes del bosque construyeron un lugar como un zoológico, los niños que cuidaron de las mascotas y animales de la granja construyeron un gran granero, y los niños que trasladaron los animales acuáticos construyeron un hermoso acuario. Los niños construyen los refugios con las piezas recogidas, ensamblan o colocan juntas. Estas piezas son el recurso utilizado.

 

Cuando estuvieron listos todos los refugios todos los animales fueron guiados a su respectivo nuevo hogar. Los niños dejaron los animales descansando en su respectivo lugar y se regresaron al bosque para ayudar a pagar el incendio. Colocan los animales en su respectivo refugio. Son emplazados las figuras de animales.

 

¿Cómo podemos ayudar niños a los bomberos? Pues un Ada mágica al ver el gesto tan noble de los niños de rescatar y construir un refugio para los animales afectados se apareció frente a los niños y les regaló una canasta llena de pelotas, pero no eran pelotas cualesquiera, estas eran mágicas, a pesar de lo pequeñas que parecían en su interior contenían muchísima agua. Eso sí el Ada advirtió a los niños que era muy delicadas y debían llevarlas con sumo cuidado, si se caían al suelo estallarían y se desperdiciarían, por eso les encomendó la misión que las llevaran al bosque en llamas usando una barca. Suben a la barca por equipos. Reman a través de río, haciendo avanzar el barco. Cuidan las pelotas, para que lleguen intactas al bosque. Son necesarias las pelotas y los tapetes grandes.

 

Desenlace
Luego de la larga travesía los niños entregaron las pelotas mágicas a los bomberos quienes agradecieron esas pelotas que apagaron el fuego muy rápidamente y ayudaron a rescatar gran parte del bosque. Todos muy contentos por haber salvado el bosque y los animales festejaron dando aplausos y felicitaciones entre sí. Y cantaba emocionados: ¡Lo hemos logrado, somos valientes rescatistas!, ¿Qué otras porras utilizaban para felicitarse? Se reflexiona sobre las enseñanzas aprendidas como: lo importante que es cuidar el ambiente, que trabajar en equipo es más efectivo, que pueden divertirse y ayudar a los demás al mismo tiempo
Después de tanta celebración los valientes niños rescatistas ya cansados dieron un paseo tranquilo por el río. Para disfrutarlo mejor y reponer fuerzas se acostaron en la barca para disfrutar del suave movimiento sobre el agua que era tirada por los bomberos en signo de agradecimiento por su gran ayuda.
De esta manera tanto animales como bomberos y niños vivieron muy felices para siempre… ¡Colorín colorado este cuento se ha terminado…! Los niños descansan acostados en el tapete mientras el docente lo desplaza por la alberca. Es necesario un tapete grande, donde puedan subir los niños y música relajante.

Referencias

Conde, E., Pérez, A., y Peral, F. (2003). Hacia una natación educativa. Madrid: Gymnos.

Iglesia, J. (2008). Los cuentos motores como herramienta pedagógica para la educación infantil y primaria. ICONO 14, Revista de Comunicación y Nuevas Tecnologías, 6(1), 1-15.

Moreno-Murcia, J. A., Huéscar, E., Polo, R., López, E., Carbonell, B., y Meseguer, S. (2016). Efecto de los cuentos en la competencia acuática real y percibida en infantes. Revista Internacional de Medicina y Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, 16 (61), 127-138.

Moreno-Murcia, J. A., Huéscar, E., y Richart, J. A. (2017). Acquisition of aquatic motor skills through children`s motor stories. International Journal of Aquatic Research and Education, 10(3), 1-9.

Moreno-Murcia, J. A., y Ruiz, L. M. (2019). Cómo lograr la competencia acuática. Madrid: Sb.

Polo, R., López, E., Carbonell, B., Meseguer, S., y Moreno-Murcia, J. A. (2012). Guía para diseñar cuentos motores acuáticos. Barcelona: Inde.

Vázquez, C. (2016). Los cuentos motores como herramienta metodológica en las clases de Educación Física. Revista de Educación, Motricidad e Investigación, 6, 49-78

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *