En ejercicios de baja intensidad existe una menor concentración del lactato sanguíneo en el medio acuático respecto al medio terrestre

En ejercicios de baja intensidad existe una menor concentración del lactato sanguíneo en el medio acuático respecto al medio terrestre

Los niveles de lactato en sangre son una forma de medir la intensidad del ejercicio. En esta revisión sistemática se recogen diversos artículos que hablan del ejercicio físico y su relación con el nivel de lactato en función del medio en el que se realiza. Su objetivo principal es concluir las diferencias que se encuentran en el lactato al realizar ejercicio en el medio terrestre y realizarlo en el medio acuático.

El nivel de lactato puede ser interesante en ciertas poblaciones como los pacientes de la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), los cuáles no puede trabajar a altos niveles de lactato por su dificultad en expulsar CO2, debido al mal funcionamiento de sus pulmones.

En la revisión se recogen diferentes formas de medida (en aguas profundas, en aguas poco profundas, con bicicleta dentro y fuera del agua y en ejercicios aeróbicos). Tras analizar todas las pruebas se obtienen resultados diferentes, donde en aguas profundas se produce un mayor nivel de lactato que en el medio terrestre, mientras que en la inmersión con bicicleta se obtuvieron niveles menores de concentración de lactato.

Analizados los diferentes artículos no hay una metodología concreta a seguir, así como una misma temperatura del agua, lo que, con total seguridad, hace variar los resultados. Además, en las pruebas de carrera, hay una pobre mecánica de carrera, lo que provoca que el lactato sea superior en el medio acuático, seguramente por un mayor tiempo de ejecución, conllevando el uso de diferentes sistemas energéticos en recorrer una misma distancia.

Parece ser que la única evidencia obtenida, debido al desacuerdo entre autores, es que existe una menor concentración de lactato en ejercicios a baja intensidad en el medio acuático respecto al medio terrestre. Esto podría ser útil para trabajar en ciertos ámbitos, pero son necesarios otros estudios que sean estrictos con diferentes variables como temperatura, distancias recorridas, velocidades de movimiento, etc.

Resumen realizado por Sergio Díaz Marín y Raúl Castaño Saura.

Más información en:

Payton, S. (2018). Aquatic exercise blood lactate levels compared with land based exercise blood lactate levels. Journal of Human Sport and Exercise, 13(3), 659-666.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *