ENSEÑANZA EN POSITIVO EN LAS ACTIVIDADES ACUÁTICAS.

 Según Castellanos (2018), el tiempo de reacción ante una palabra positiva es muchísimo mejor que cuando la palabra es negativa o neutra. El cerebro reaccionaba ante el estimulo positivo incrementando la atención, demostrando creatividad, haciendo que el participante sea más colaborativo, lo que permite trabajar más rápido y con mejores resultados. Ante una palabra negativa el tiempo de reacción es más largo, se piensa más, el ser humano se bloquea, lo que puede afectar al estado vital. Esa durabilidad hace que se pierda la alegría, que se sufra, que el comportamiento cambie, etc. Es importante empezar por hacer una lista de comprobación para ver cuáles son los errores en nuestro lenguaje. Una lista de comprobación suele ser de 12-15 ítems y las tenemos que revisar en 90 segundos. Sirven para ser conscientes de lo que llegamos a decir al cabo del día. Por ejemplo, ¿has dicho “buenos días” hoy a tus estudiantes o les has mostrado donde tenían el material en el almacén? Apunta: dar los buenos días. Te animamos a utilizar el lenguaje en positivo en pro de una mayor adherencia al medio acuático.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *