La importancia de la actividad acuática en personas con ictus

La importancia de la actividad acuática en personas con ictus 

Dra. Carla Acebes Lebrero, es doctora en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte por la Universidad Autónoma de Madrid. Máster en Actividad Físico-Deportiva en Personas con Discapacidad e Integración Social. Coordinadora de investigación y técnica deportiva especializada en el medio acuático en el Club Deporte para Daño Cerebral Adquirido en Madrid. acebes.carla@gmail.com

 La discapacidad ha adquirido mayor visibilidad en nuestra sociedad, lo que ha contribuido al desarrollo de una nueva forma de pensar sobre ella. La necesidad de mejorar, medir y promover la calidad de vida de este colectivo se ha hecho importante en los últimos años en el modo en que la investigación se ha aproximado a la diversidad funcional. Para la mejora de la calidad de vida y de la funcionalidad en personas con discapacidad, es común realizar ejercicios en el medio acuático, además de utilizarse como facilitador de movimiento (Waters & Hale, 2007). El medio acuático ofrece a una persona con discapacidad neurológica una gran variedad de opciones, ya que se puede convertir en un ambiente dinámico, que ayuda a recuperar la independencia, a mejorar la funcionalidad y la calidad de vida (Gorter & Currie, 2011).

La población que sufre síntomas tales como debilidad muscular, alteraciones en el equilibrio, problemas en el movimiento o desórdenes en la marcha, los cuales pueden presentar limitaciones y dificultades a la hora de realizar ejercicios en tierra. Cuando se cambia de escenario, y los ejercicios se llevan a cabo en un ambiente acuático, en que existe un menor riesgo de caídas y lesiones, la situación cambia, y se siente más seguro en este medio (Gorter & Currie, 2011). El movimiento sin restricciones y la capacidad de utilizar la musculatura afectada para superar las limitaciones gravitacionales, son las principales razones por las que las actividades acuáticas resultan adecuadas para población con lesiones neurológicas.

En alteraciones neurológicas, como es el caso del ictus, donde se ve afectado el sistema nervioso repercutiendo en la función de los músculos y ocasionando problemas motores, en el medio acuático ven facilitadas sus capacidades y destrezas para poder realizar cualquier tipo de actividad o movimiento que en el medio terrestre les resultaría muy difícil o prácticamente imposible (da Cuña & González, 2016). La flotación facilita y permite la ejecución de una variedad de ejercicios que fuera del agua serían dolorosos y difíciles, permitiendo: la libertad de movimientos en los tres planos y ejes, el soporte para la columna vertebral y las extremidades inferiores para la reeducación de la marcha, la prevención y corrección de las dismetrías, la descarga de miembros y la carga precoz. Además, redistribuye el flujo sanguíneo facilitando el retorno venoso de miembros inferiores y mejora la propiocepción a través de los estímulos proporcionados por la presión hidrostática (Saborit, Robles, Valiño, & Cisneros, 2015).

Si el trabajo en el medio acuático se realiza a una temperatura cálida, produce una reducción del tono muscular, permitiendo un movimiento más eficiente, aumentando la elasticidad de los tejidos blandos y reduciendo la espasticidad (Saborit et al., 2015). El ejercicio en este medio proporciona numerosas ventajas como la mejora de la función cardiorrespiratoria, aumento del rango de movimiento, aumento de la fuerza aeróbica y muscular, mantenimiento y mejora de la postura, el equilibrio y la coordinación. Además de ser una buena forma de trabajar el aspecto psicomotriz, se mejora la autopercepción y la autoestima (Aidar et al., 2018). Por todo lo anterior, la persona se siente con una mayor seguridad en el movimiento, con una mayor movilidad y con menor dolor, repercutiendo en su estado psicológico y emocional (Park et al., 2016).

Los programas de actividades acuáticas se realizan en función de la afectación (sea motora, cognitiva, sensorial, conductual y/o emocional) de las personas con ictus. Dentro de la variedad, se pueden encontrar programas grupales, en los que se puede mejorar la condición física general y la movilidad funcional (Chu et al., 2004), ya que se trata de población asintomática o con leve afectación. Así como programas más individualizados con población con alta afectación, en la que puede ejercitar la fuerza del tren inferior, el equilibrio y el patrón de marcha, como se recoge en Acebes-Lebrero (2019) y se puede observar en el siguiente vídeo.

Dentro de los diversos tipos de actividades acuáticas en este colectivo, el objetivo fundamental de los programas es mejorar la calidad de vida, así como la funcionalidad en las actividades de la vida diría. Así lo muestran varios estudios en terapias como el Halliwick (Tripp & Krakow, 2014), hidroterapia (Morer, Boestad, Zuluaga, Álvarez-Badillo, & Maraver, 2017), hidrocinesiterapia (Wang et al., 2018) o entrenamientos acuáticos específicos orientados al equilibrio (Jeon, Chan, & Hwang, 2019) o con cinta rodante (Han & Im, 2018).

En el campo de las actividades acuáticas adaptadas en colectivos con lesión neurológica, especialmente en población que ha sufrido un ictus, hay una necesidad de investigaciones más profundas, con el fin de mejorar los diseños de programas basados en la literatura científica, y de este modo, que se lleven a cabo de manera práctica por especialistas del medio acuático.

Acebes-Lebrero, C. (2019). Efecto de un programa individualizado de actividades acuáticas en personas con ictus. Tesis Doctoral, Univerdad Autónoma de Madrid, España.

Aidar, F. J., de Oliveira Jacó, R., de Matos Gama, D., Chilibeck, P. D., Carneiro, A., & Machado, V. R. (2018). A randomized trial of the effects of an aquatic exercise program on depression, anxiety levels, and functional capacity of people who suffered an ischemic stroke. The Journal of sports medicine and physical fitness, 58(7-8), 1171-1177. doi: 10.23736/S0022-4707.17.07284-X

Chu, K. S., Eng, J. J., Dawson, A. S., Harris, J. E., Ozkaplan, A., & Gylfadóttir, S. (2004). Water-based exercise for cardiovascular fitness in people with chronic stroke: a randomized controlled trial. Archives of Physical Medicine and Rehabilitation, 85(6), 870-874. doi: 10.1016/j.apmr.2003.11.001

da Cuña, I., & González, Y. G. (2016). Actividades en medio acuático para personas con discapacidad. En Libro de actas del I Congreso Internacional del Agua» Termalismo y Calidad de Vida»: Ourense (España), 23-24 de septiembre de 2015 (pp. 399-406). Universidade de Vigo.

Gorter, J. W., & Currie, S. J. (2011). Aquatic exercise programs for children and adolescents with cerebral palsy: What do we know and where do we go? International Journal of Pediatrics. doi: 10.1155/2011/712165

Han, E. Y., & Im, S. H. (2018). Effects of a 6-week aquatic treadmill exercise program on cardiorespiratory fitness and walking endurance in subacute stroke patients: a pilot trial. Journal of Cardiopulmonary Rehabilitation and Prevention, 38(5), 314-319. doi: 10.1097/HCR.0000000000000243

Jeon, J. Y., Chang, W. N., & Hwang, B. Y. (2019). Effects of Task-Oriented Training in Water on Balance and Gait in Patients with Hemiplegia. 신경치료, 23(1), 15-23. doi: 10.17817/2019.01.29.111351

Morer, C., Boestad, C., Zuluaga, P., Álvarez-Badillo, A., & Maraver, F. (2017). Efectos de un programa intensivo de talasoterapia y terapia acuática en pacientes con ictus. Estudio piloto. Revista de Neurología, 65(6), 249-256.

Park, B. S., Noh, J. W., Kim, M. Y., Lee, L. K., Yang, S. M., Lee, W. D., . . . Kwak, T. Y. (2016). A comparative study of the effects of trunk exercise program in aquatic and land-based therapy on gait in hemiplegic stroke patients. Journal of Physical Therapy Science, 28(6), 1904-1908. doi: 10.1589/jpts.28.1904

Saborit, Y. R., Robles, J., Valiño, M., & Cisneros, V. (2015). Hidroterapia en la reeducación de la marcha. Revisión bibliográfica. Revista Cubana de Medicina Física y Rehabilitación, 6(2), 197-207.

Tripp, F., & Krakow, K. (2014). Effects of an aquatic therapy approach (Halliwick-Therapy) on functional mobility in subacute stroke patients: a randomized controlled trial. Clinical Rehabilitation, 28(5), 432-439. doi: 10.1177/0269215513504942

Wang, X., Guo, T., Wang, T., Jiang, B., Su, Y., Tang, X., . . . Xie, G. (2018). Effect of hydrokinesitherapy on balance and walking ability in post-stroke patients: A systematic review protocol. Medicine, 97(51). doi: 10.1097/MD.0000000000013763

Waters, D., & Hale, L. (2007). Do aqua-aerobics improve gait and balance in older people? A pilot study. International Journal of Therapy and Rehabilitation, 14(12), 538-543. doi: 10.12968/ijtr.2007.14.12.27759

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *