La metodología activa en el medio acuático favorece el aprendizaje de los saberes en clases de Educación Física

Según Moreno (2001) y Gioconda (2013), se destaca la importancia del juego educativo en el proceso de desarrollo de cierta competencia acuáticas y los beneficios de aplicar formas activas de enseñanza en el ámbito social y personal del estudiante, cubriendo las necesidades psicológicas básicas, tales como la autonomía, competencia y relaciones sociales.

Preocupados por esto, en este artículo los autores se plantean los objetivos de diseñar instrumentos válidos y fiables para medir las variables saber, saber hacer y saber ser en el aprendizaje de los contenidos relacionados con las actividades acuáticas, en clases de Educación Física en niños de 6 y 7 años. Además, buscaban conocer los efectos que tenían la enseñanza de las actividades acuáticas a través del Método Acuático Comprensivo (MAC) en los saberes de los estudiantes.

Se basaron en un diseño casi-experimental, con un grupo control y un grupo experimental, en el que se tomó como muestra inicial a 112 estudiantes, de los cuales tan solo 80 fueron tenidos en cuenta para el análisis final debido a diversos motivos que llevaron a excluir al resto. La distribución de grupos entre ambos cursos fue aleatoria y, además, los estudiantes que formaron parte del estudio tenían experiencia acuática previa. El orden cronológico del programa de intervención estaba estructurado en 8 meses de duración (20 clases de 50 minutos aproximadamente, con una frecuencia de 1 día por semana). En ambos grupos se desarrollaron contenidos de aprendizaje similares, pero con una metodología diferente. En el grupo de intervención se llevó a cabo una MAC fundamentada en la implicación de forma activa de los estudiantes en el proceso de enseñanza-aprendizaje. Los estudiantes fueron medidos a través del instrumento de medición diseñado para este estudio (IMSAA-1º) previa y posteriormente al programa de intervención.

Como resultado, se pudo confirmar la efectividad de los instrumentos diseñados para la medición de los saberes. Además, los resultados de los post-test afirmaban que el empleo de una metodología activa (MAC) favorecía el aprendizaje de los saberes en estudiantes de 1º y 2º curso de primaria.

Resumen realizado por Enrique J. Román Reina y José A. Sánchez Duarte.

Para más información:

De Paula-Borges, L., & Moreno-Murcia, J. A. (2018). Efectos del Método Acuático Comprensivo en estudiantes de 6 y 7 años. RIAA. Revista de Investigación en Actividades Acuáticas, 2(3), 27-36.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *