El entrenamiento acuático en posición vertical mejora la presión arterial en poblaciones adultas y mayores

Un reciente metaanálisis ha comprobado que el entrenamiento en posición vertical dentro del medio acuático tiene numerosos beneficios, sobre todo, en la mejora de la presión sanguínea o arterial en poblaciones adultas y mayores.

Uno de los principales problemas en la actualidad, principalmente en poblaciones mayores, es la hipertensión, que se caracteriza por un exceso de presión en las arterias ocasionada por factores como el estilo de vida. Otras veces suele ser debido a factores como la diabetes, obesidad, estrés, etnia entre otras. Esta enfermedad ocasiona trastornos en las arterias, afectando su composición interna, pudiendo llegar a causar problemas como anginas de pecho, accidentes cerebrovasculares, insuficiencia renal y otros problemas de salud.

Se ha encontrado que el trabajo en el medio acuático tiene numerosos beneficios en comparación con el medio terrestre en la regulación de la presión arterial tanto a nivel sistólico como diastólico. Este medio aporta grandes cambios a nivel fisiológico, como la supresión del sistema nervioso simpático y la renina-angiotensina, relacionados con una menor resistencia vascular y su activación está relacionada con la aparición de la hipertensión. El efecto hidrostático ayuda al cuerpo a regular la temperatura, así como favorece el retorno venoso con la consecuencia del aumento del volumen diastólico final. Basándose en todas estas ventajas, el estudio tuvo como objetivo comparar el efecto del entrenamiento en el medio acuático en comparación con tierra firme.

De los 1576 artículos buscados en la base de datos, solamente 11 de ellos cumplieron los criterios de inclusión y cuentan con una muestra total de 505 participantes que se repartieron en 3 grupos, el grupo de ejercicio acuático (201), sobre tierra (187) y grupo control (117). Como criterio de selección los distintos estudios son llevados a cabo con mujeres, hombres, sedentarios, activos, hipertensos y prehipertensos, siendo esta la única enfermedad vascular permitida para ver sus efectos.

Valorando la influencia de si los participantes siguen progresiones en los entrenamientos o no, los efectos en la presión sanguínea sistólica y diastólica y el estado de la presión arterial, muestran que los efectos del entrenamiento acuático sobre la presión sanguínea sistólica y diastólica son favorables y reducen la presión arterial significativamente. Aunque con el entrenamiento en tierra la presión diastólica se reduce algo más que en el medio acuático, pero esto no niega los beneficios del mismo y estos efectos son más pronunciados en personas que presentan hipertensión en comparación con aquellos que presentan prehipertensión, debido al tiempo medio de los estudios que es de unas 8-12 semanas, siendo un tiempo insuficiente para que aparezcan descensos significativos en esta población.

Resumen realizado por Juan Sebastián González García y Aixa María Rodas Pérez

Reichert, T., Costa, R. R., Barroso, B. M., da Rocha, V. D. M. B., Delevatti, R. S., & Kruel, L. F. M. (2018). Aquatic training in upright position as an alternative to improve blood pressure in adults and elderly: A systematic review and meta-analysis. Sports Medicine, 48(7), 1727-1737.