Caminar en el agua como alternativa de ejercicio en personas mayores con osteoartritis

El objetivo del estudio es observar los efectos del caminar en el agua en la condición respiratoria y las enfermedades coronarias en personas mayores, y compararlo con los efectos que tiene andar en tierra firme.

Existen varios programas de intervención de enfermedades coronarias que se asocian con la reducción de factores de riesgo de dicha enfermedad como la diabetes, la hipertensión, la obesidad, etc. Sin embargo, este tipo de programas no pueden realizarse cuando se tienen enfermedades musculoesqueléticas, como la osteoartritis. Este hecho, lleva a incrementar el riesgo de muerte por enfermedades cardiovasculares. De esta idea, surge la necesidad de investigar sobre el caminar en el agua como una alternativa con gran potencial para realizar ejercicio, debido a la reducción de impacto articular, además, del gran coste metabólico y el esfuerzo muscular adicional que conlleva. Sin embargo, los efectos del caminar en el agua sobre las enfermedades coronarias no han sido lo suficientemente investigados, por lo que el objetivo de este estudio es determinar si el caminar en el agua es una alternativa viable para pacientes con osteoartritis en los miembros inferiores.

Para este estudio, la muestra escogida es de 60 personas (mayores de 65 años), con osteoartritis en las extremidades inferiores, distribuidas en tres grupos, grupo que camina en el agua (n= 20), otro que andar por pista (n= 21), y el grupo control (n= 19). La muestra había realizado un programa de rehabilitación entre octubre de 2015 y septiembre de 2016. El programa de entrenamiento está estructurado en 24 semanas, 3 sesiones por semana, 30 minutos por sesión. Para medir la intensidad del entrenamiento se usa la frecuencia cardiaca de reserva y se monitoriza para que se mantenga en un rango del 50-65%, además, se hace uso de la Escala de Borg, manteniendo valores de 11-14 sobre la misma.

Se comparan las variables entre el test pre-programa y el test a las 24 semanas, y entre los tres grupos. En las variables de porcentaje de grasa, condición cardiorrespiratoria y niveles de lípidos y glucosa en sangre, se encuentran mejoras significativas en los grupos de caminar en el agua y caminar en pista, respecto al grupo control, pero no hay diferencias entre los dos grupos. En todos los grupos la ansiedad y la depresión se ven disminuidas, pero no de forma significativa.

En conclusión, el caminar en el agua puede obtener beneficios, en cuanto a la composición corporal, condición cardiorrespiratoria y niveles de lípidos y glucosa en sangre, pero no existen diferencias con el andar en pista en dichas variables. Sin embargo, se muestra como una alternativa viable para programas de prevención/rehabilitación en personas con enfermedades coronarias limitados por osteoartritis en los miembros inferiores.

Resumen realizado por Joaquín Quijada García y Javier Contreras Martínez.

Para conocer más:

Lee, J., Joo, K. y Brubaker, P. (2017). Aqua walking as an alternative exercise modality during cardiac rehabilitation for coronary artery disease in older patients with lower extremity osteoarthritis. BMC Cardiovascular Disorders, 17(252), 1-8. DOI 10.1186/s12872-017-0681-47

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *